Cárcel


Desde 1999, La Casa Oaxaqueña ha colaborado con la prisión de Pochutla. Cada sábado por la mañana, La Casa ofrece a niños de presos dos horas de juegos y de actividades creativas.

Los niños de los presos participan en juegos
y actividades creativas.

1. Niños y el mundo de la prisión

En 1999, el director de la prisión de Pochutla invitó a la Casa para un asunto singular : algunos de los niños de los presos van cada día a la prisión con su madre u otro pariente, para llevarles alimentos, ropas limpias, dinero o cualquier cosa necesaria. Estos niños experimentan el mundo de la prisión, varias horas por día y seguido pasan su fin de semana en la càrcel. La Casa les ofreció cada sábado por la mañana, dos horas de juegos y de actividades creativas. Por varias razones, hemos tenido que suspender las actividades por el momento.

La Casa y la artesanía de los presos.

2. Productos artesanales

Para ayudar a los presos a vender sus artesanías (pulseras, llaveros, hamacas y otras cosas), La Casa había abierto, gracias a una donación del CNCD*, una pequeña tienda en Ventanilla, una isla frecuentada por los turistas. Además de estos productos artesanales, la tienda también vendía los juegos educativos creados por La Casa, las postales producidas en las aldeas y en la prisión, etc. Se tuvo que cerrar este negecio en julio del 2004 despuès de que otras tiendas de artasanía se abrieron en el pueblo.

Pero La Casa sigue vendiendo la artesanía en Bruselas en los mercados navideños y con Isabelle.

* CNCD: Centre National de Coopération au Développement – Bruselas

3. Los cursos de informática con los presos

En 2004 pudimos dar de manera regular unos cursos de informática dos veces por semana a los internos interesados. Este curso lo estaban dando los voluntarios que sabían lo suficiente y que se quedaban por lo menos tres meses.

4. El taller de costura

Cristina Gómez està haciendo un trabajo de capacitación en corte y confección con los presos y las presas del reclusorio de Pochutla Oaxaca (sur de México) desde el 2002. Estuvo enseñándoles a cortar, cocer, bordar y tejer prendas de vestir para dama. Y hacer algunos trabajos para hoteles de la zona turística, como manteles o toallas. En medio de nuestra capacitación platicamos de varios temas como la salud, superación personal, relajación, todo esto como pláticas que surgen ya cada quien da ideas y hacemos ejercicios a pesar de estar en un lugar asi. En verano del 2008 La Casa Oaxaqueña, gracias al apoyo de la asociación Femmes d’Europe, pudo conseguir un financiamento para pintar una parte de la càrcel, asi que para comprar 3 màquinas de coser para que Cristina pudiera dar su taller en mejores condiciones.