Pobreza


De los 110 millones de mexicanos, más del 20% se reconocen oficialmente como viviendo en un estado de “pobreza extrema”. Estos 22 millones de ciudadanos están viviendo principalmente en 3 de los 29 estados que constituye México: Oaxaca, Chiapas y Guerrero. La Casa trabaja en el estado de Oaxaca. Según algunos periódicos mexicanos, el porcentaje de la pobreza extrema en esta área está alrededor del 50%…

La cosecha permite solamente a familias
alimentarse durante algunos meses.

1. Economía local

El área es particularmente pobre: además de poco turismo a lo largo del litoral y solamente en algunos pueblos, y de la pesca, no hay otro recurso económico. Los salarios mensuales de 250 euros se consideran unbuen sueldo. La tierra no produce casi nada. La actividad agrícola está sobre todo apuntado a la producción de maíz (cada vez màs escasa) y algunas frutas tropicales, principalmente durante la estación de lluvias. La desnutrición (ninguna variedad en alimento disponible) y la carencia de la higiene son problemas serios, también la malaria y la disentería. Y no hemos mencionado al alcoholismo y el uso de las drogas.

La enseñanza es a menudo rudimentaria, no hay
ningún material educativo moderno.

2. Analfabetismo

Innecesario decir que entre los adultos mayores de 40 años, el analfabetismo es extenso, que pone a los padres en una imposible situación al intentar ayudar a sus niños en sus deberes. Además, el material educativo es a menudo rudimentario o inexistente y muchos abandonan su educación después de la escuela primaria. Estadísticas del año 2000 demuestran que, de los jóvenes de 15 años del estado de Oaxaca, el 21.5% no ha tenido ninguna instrucción formal, y el 45.1% no terminó su escuela primaria.

Las casas consisten en un cuarto de
concreto y una cocina de palos.

3. Cubierta

El turismo forzó a las autoridades, para atraer a los extranjeros, a mejorar la infraestructura de algunos áreas costeras. Mientras que las aldeas interiores siguen siendo subdesarrolladas, las casas consisten solamente en un sitio rudimentario, de un cuarto de concreto con cemento dado por el gobierno despuès del huracàn del 1997, y de una cocina de palos, cubiertos de palmas o làminas de cartón con chapopote. A la edad de 14-15 años, muchos jóvenes trabajan en hoteles y en restaurantes para un salario mínimo 55 euros semanales por 7 días de trabajo, y gastan un 20 a 30 % de sus remuneraciones en costos de transporte. La población es sobretodo indígena. Es frecuente encontrar en las aldeas interiores, a la gente grande que sabe apenas hablar en castellano y habla solamente el Zapoteco (una de las lenguas indígenas de Oaxaca).